TUS OJOS

Tus ojos me envenenan cuando miran

y el veneno, camuflado entre caricias,

me acerca a la soledad inevitable.

 

Cumplirá su misión sin miramientos,

trayéndome cruel toda tu ausencia,

imparable, tenaz e insobornable.

 

Veneno puro, dulce, mortal,

que mis ojos beben de los tuyos,

profundos, misteriosos, implacables.

 

Ojos huidizos que herméticos esconden

cualquier explicación que mitigara

mis ráfagas de pena y de reproche.

 

Maldito el veneno que me diste

que llena cada vena y me condena,

al sueño de añorarte cada noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s