VISTAS AL MAR

 

Al menos para las mujeres tiene mejor gusto y no sólo para las compañeras que han pasado por su vida. Clara es una buena prueba. Cuando está algo más consciente me confiesa que su obsesión por la belleza femenina le ha dejado demasiadas veces, junto con el deseo satisfecho, el desencanto y el vacío.

Hoy, tumbado en su cama, con una sonda para alimentarse y una medicación que le mantiene casi siempre somnoliento, sólo le quedan dos placeres: la vista que el amplio ventanal le ofrece sobre el Cantábrico y las tres veces al día que le toma la temperatura su atenta enfermera, Clara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s