1640 y 1714 la verdadera historia que los nacionalistas quieren olvidar.

En un momento donde son necesarias más que nunca la serenidad y la estabilidad para estimular el progreso de millones de personas que compartimos un territorio, es bueno recordar los datos históricos contrastados y no dejar que las lecturas interesadas de lo que aconteció, justifiquen actitudes que fomentan emociones negativas. El rencor es un sentimiento que genera amargura. Es malo ensimismo, pero se convierte además en ridículo cuando trata de recordar agravios que nunca existieron. Ya hay bastantes agravios en la historia de la humanidad para que además  nos inventemos otros que nunca ocurrieron.
Con todo cariño, a mis socios catalanes. Juntos demostramos cada día que la unión, el trabajo en equipo, la visión global, el diálogo sincero y el esfuerzo conjunto, hacen a los seres humanos llegar lejos. El odio, la venganza, la exclusión, la búsqueda del enemigo en “el otro“ para justificar los propios fracasos, solo traen desgracia y frustración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s